MISIONES Miércoles 4 de Junio de 2003
OBISPO ABUSADOR: PERITO ARGENTINO DEMANDARÁ A COLEGAS PARAGUAYOS
El perito argentino Raúl Zajaczkowski criticó el dictamen de seis profesionales paraguayos que dictaminaron que la firma atribuida al obispo de Encarnación, Jorge Livieres Banks era falsa. El obispo fue acusado como responsable de abusos deshonestos por varios jóvenes y su situación, tras el peritaje de una firma suya en un documento alusivo, habìa quedado claramente comprometida, hasta que nuevos peritos de parte descalificaron a Zajaczkowski.

Raúl Zajaczkowski, perito argentino descalificado por sus colegas paraguayosZajaczkowski quien en diciembre del año pasado realizó un estudio de la firma atribuida a Livieres y dictaminó que era auténtica, argumentó que "ningún falsario, por más que lo practique y lo practique, va a hacer una firma como la que tenemos acá en esta cuestión planteada", dijo respecto a la conclusión de que la firma fue falsificada con la técnica de la "Imitación ejercitada", y agregó que "es una lástima que la justicia paraguaya tenga este tipo de profesionales", refiriéndose a los peritos paraguayos.

El perito argentino se mostró sorprendido por la conclusión a la que arribaron los profesionales paraguayos designados por la fiscalía y la querella para analizar la firma que se le atribuye al obispo de Encarnación, Jorge Livieres Banks.

"Es una barbaridad, es una aberración", dijo cuando les dio lectura a las conclusiones y a los análisis. Apuntó que es imposible que haya tanta coincidencia entre seis peritos y que lleguen a una conclusión tan errada.

Zajaczkowski había hecho un estudio de la firma atribuida al obispo, en diciembre del año pasado, concluyendo que era auténtica.

Al hacer la comparación con el dictamen de los profesionales paraguayos dijo: "Veo que hablan prácticamente de las mismas cosas que he hablado yo: la proporcionalidad, los enlaces y prácticamente no veo que estén marcando nada en su informe. La diferencia está en el método que yo utilicé, que toma prácticamente de cada rasgo de la firma o de la escritura, y lo analiza en todos sus aspectos, y se analiza paso por paso y no se deja nada librado al azar".

Rúbrica del obispo Livieres Banks. Firma inimitable.Explicó que en el proceso para estampar una firma, la mente es en realidad la que maneja en forma automática, como mínimo en forma simultánea cinco elementos. Cuando firmamos automáticamente nuestra mente le da la orden a través de los músculos de la mano al elemento escritor para que desarrolle en forma simultánea cinco elementos que son: presión, velocidad, forma, tamaño y riqueza de formas.

"Es decir, si uno intenta falsificar una firma o una escritura, no le va a salir porque no puede copiarlo por más que lo practique todo lo que sea necesario. Más aun cuando estamos ante una firma con tantos rasgos contenidos, es imposible. Imposible que el mejor imitador logre hacer coincidir estos elementos que yo estoy mencionando, que son cinco elementos como mínimo que nuestra mente maneja", reiteró.

Los peritos paraguayos que tuvieron a su cargo el estudio de la firma atribuida al obispo son: Miguel Angel Lemir, Moisés Saragusti, Carlos González Cabello, Juan de Dios Sosa y Librado Sánchez (todos contratados por la Fiscalía), y Darío Vázquez Piatti (contratado por la familia Livieres).

El perito argentino Raúl Zajaczkowski dijo que está analizando con sus abogados la posibilidad de promover una acción legal contra el perito Librado Sánchez, quien había descalificado su trabajo a través de una publicación del diario Noticias.

"Estoy analizando con mis abogados, porque esto me perjudica como profesional", apuntó.

En otro momento agregó que le causaba gracia que las afirmaciones de Sánchez quien había dicho que el estudio escopométrico, utilizado por Zajaczkowski, estaba perimido.

"Me causa gracia porque en primer lugar, evidentemente, y espero que lo que él manifiesta sea por ignorancia simplemente, que no sea con malicia para tratar de descalificar mi trabajo profesional, porque casualmente ese método se aplica prácticamente en toda Sudamérica", apuntó.

Dijo que el problema para la justicia paraguaya es que los peritos registrados en el Poder Judicial en su mayoría son idóneos y no profesionales que hayan egresado de una carrera universitaria como peritos.

La firma de la controvertida carta-acuerdo
El miércoles 22 de noviembre de 2002, cerca de las 11:30 horas de la mañana, en el despacho del obispado de Encarnación, se firmó la carta-acuerdo que ahora los peritos calígrafos concluyeron que supuestamente no firmó el obispo Livieres.

Era la segunda reunión que sostenían ese día.

Los cuatro jóvenes (Rubén Gamarra, Mario Garay, Roberto Carlos Quiñones y Carlos Cubas) y dos sacerdotes (el obispo Livieres y el padre Marcial González).

Esta es la historia de lo que ocurrió ese día, contada por los protagonistas.

El despacho del obispado lucía como siempre, dos ventanas corredizas con vidrio y aluminio y con cortinas metálicas.

Dos puertas de entrada (una de hacia afuera y otra conectada con la oficina de la secretaria Graciela López); un bañito anexo, el escritorio con la silla giratoria y respaldo alto que le regaló la Universidad Católica de Encarnación. Y frente al escritorio, un sillón largo con el mismo viejo tapizado de rayas marrones y dos sillones, además de una mesita que complementa el juego.

El cuadro de madera tallada con la simbología obispal, un crucifijo que, según la historia que el mismo Livieres contó a uno de los jóvenes, era del padre Kreuser, un sacerdote que cruzó a Posadas para pedir ayuda luego del ciclón de 1926 que azotó a Encarnación: Premio a la valentía que le dieron y que hoy día está en el despacho del obispo. Al lado sigue el reloj común, de pared...

El fax negro, el teléfono verde al lado. Un cortapapeles que es una espadita sobre el escritorio y un portalapiceros de madera común con clips para apretar los papeles.

El escritorio con cajones normales y un espacio vacío que es como una mesada donde el obispo acostumbra apoyar los diarios o los papeles que no quiere olvidar revisar.

El mueble con los libros, detrás del escritorio y una Virgen María tallada en madera, cerca de la ventana.

Los cuadros cerca de la puerta, un Cristo en color sepia y por la madera de la puerta, un calendario grande que el obispo suele revisar.

Unos marcos gruesos y dorados sirven de límite a unos certificados, probablemente en latín, uno de ellos con cinta roja.

El 22 de noviembre, el obispo estiró de su propio escritorio un cuaderno con espiral y tapa de color caoba, de hojas tamaño medianas, de una raya, con rayas celeste-azuladas.

El mismo obispo Livieres estiró un bolígrafo con tinta color celeste y se lo pasó al padre Marcial González, luego de pedirle que escriba lo que le iba a dictar.

Livieres Banks, un obispo en problemas.El obispo se sentó en su sillón giratorio; el padre Marcial González se sentó frente a él, en uno de los sillones pequeños. Y empezó el dictado entre el obispo y el sacerdote a quien hasta ese entonces llamaba "mi hijo", según las grabaciones publicadas por diarios paraguayos.

En menos de diez minutos terminó el dictado y el obispo preguntó: "¿Cómo quedó?" a lo que el sacerdote respondió leyendo nuevamente el texto.

Allí el obispo pidió que se insertara la palabra "cuestión personal", tras lo cual quedó satisfecho.

Siempre sentado en su silla giratoria, estiró su maletín negro que estaba en el suelo y lo puso sobre el escritorio. Abrió y sacó un fajo grande de dólares atados con una goma ancha, no convencional. Lo puso sobre el escritorio y pidió al sacerdote González que lo ayudara a repartir a los cuatro jóvenes.

Uno a uno fueron entregando los 1.000 dólares en billetes de a 100. Cada vez que entregaban a uno de los muchachos, ellos iban firmando. Y fue en el orden en el cual consta en el documento: Primero fue Roberto Carlos Quiñones, luego Mario Garay, después Carlos Cuba y por último Rubén Gamarra.

Cuando firmó el último de los muchachos, Rubén Gamarra le pidió al obispo que también era necesaria su firma para el acuerdo. Allí recién el obispo volvió a pararse, le preguntó al padre Marcial González dónde debía firmar, le mostraron, y siempre de pie firmó al costado de los muchachos frente a los cinco testigos.  Vox Populi - El Diario Digital de Misiones, Argentina.

 
DIARIO DIGITAL
Portada
Último momento
Vox Populi en tu sitio
Suscríbase gratis


 
[an error occurred while processing this directive]

 

OPINE SOBRE ESTA NOTICIA
Nombre: Lugar:
E-mail: Su opinión:


Participa de las mejores subastas en internet
visitando MercadoLibre.com
Vox Populi  | Quienes somos | Publicite aquí | Contáctenos
El material de estas páginas es de reproducción libre y gratuita. Es obligatorio mencionar las fuentes informativas.