MISIONES Viernes 23 de octubre de 2009
EL ESCÁNDALO DE LAS ESCUCHAS VA CRECIENDO CON MACRI Y PUERTA EN LA MIRA
El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, admitió que Ciro James, acusado por el caso de espionaje que salpica a su Gobierno, conocía a Jorge "Fino" Palacios y que también se hablaba con Osvaldo Chamorro, titular de la nueva policía porteña. "Quiso ingresar a la Metropolitana y tomó contacto con Palacios que lo conocía de la Federal", reconoció Macri en conferencia de prensa, en referencia al ex jefe de la nueva fuerza de seguridad local, que tuvo que renunciar por su vinculación con la causa AMIA. Otro que entró nuevamente en dicha novela fue el ex gobernador Ramón Puerta, hoy diputado nacional electo por Misiones. Luego de que versiones periodísticas publicadas en el diario Página 12 señalaban a Puerta como el gobernador que nombró a los dos jueces misioneros involucrados por ordenar las escuchas su nombre había desaparecido del escándalo. El jueves durante una conferencia de prensa el mismo Puerta volvió a involucrarse en el tema señalando que él hace años que no gobierna Misiones. Esto hizo que se recuerde su estrecha amistad con Macri, quien incluso realizó jugosos negocios en la tierra colorada antes de convertirse en el referente de la derecha en la Argentina. las palabras de Puerta demostraron la pérdida de olfato político que tiene al volver a involucrarse en un tema que aún dará mucho por hablar. En tanto los jueces misioneros Horacio gallardo y José Luis Rey insisten con ellos hicieron las cosas bien.

Por su parte Macri también reconoció que James hablaba con Chamorro, pero en el marco de su deseo de ingresar a la policía metropolitana. "Cada conversación por Nextel puede generar muchos llamados", lo defendió Macri.

Además, el jefe comunal detalló que está confirmado que Jame trabaja desde 1998 en la policía federal y que hace un año y medio ingresó a trabajar en el ministerio de Educación porteño. "En ese momento no sabíamos que trabaja como policía", se excusó.

Lo cierto es que un gran voltaje político y un pedido de inhibición del juez federal Norberto Oyarbide sumó el jueves la causa en la que se investiga las escuchas telefónicas que sufría el empresario Carlos Ávila y el dirigente judío Sergio Burstein. Por ese hecho están presos en el penal de Marcos Paz el ex comisario de la Policía Federal Ciro James y los policías misioneros Rubén Quintana, Raúl Rojas y Gastón Guarda.

La defensa de los policías misioneros dio un brusco giro en su estrategia defensiva al presentar un escrito de doce fojas en el que le piden al juez Oyarbide que decline su competencia en la causa y la gire a la Justicia de Misiones.

En el escrito, los abogados dejaron en claro que los policías misioneros fueron indagados por falsedad ideológica y violación de los deberes de funcionario público, delitos que deben ser investigados en la justicia ordinaria y no federal. Además, señalaron que si los uniformados misioneros cometieron algún delito fue en la provincia al solicitar la intervención de los teléfonos de Carlos Ávila y Sergio Burstein.

Los abogados defensores de los uniformados misioneros fueron muy cuidadosos en los fundamentos, ya que el objetivo que persiguen es lograr la libertad de Rojas, Guarda y Quintana en el menor plazo posible.

Por otra parte, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, cruzaron acusaciones. El primero sostuvo que Macri armó con James un sistema de espionaje; mientras que el alcalde aseguró que el ex comisario es un infiltrado de la Side que busca generar un escándalo para evitar la formación de la Policía Metropolitana.

En tanto Oyarbide procesaría a James y a los policías misioneros, aunque éstos quedarían en libertad. La decisión de mantener detenido a James la tomaría el magistrado ya que el sindicado espía tendría "una estructura que le permite recolectar buenos datos y puede ser peligroso para conservar prueba"; dijo la fuente que graficó: "si lo dejan en libertad no lo encontramos nunca más".

Detallan que las primeras escuchas al empresario Carlos Ávila se iniciaron en 2007. Habría sido el juez José Luis Rey el primero en autorizar las escuchas y después el magistrado Horacio Gallardo.

- La primera escucha, del 23 de agosto al 7 de septiembre de 2007, se hizo en una causa por el robo a mano armada de un banco, investigada por el juzgado de instrucción porteño 15, a cargo de Rodolfo Cresseri. El caso está en etapa de juicio oral.

- La segunda fue entre el 25 de octubre y la Navidad de ese año. La indicó el juzgado de instrucción 2 de Posadas, al mando de José Luis Rey.

- La tercera se concretó entre el 18 de febrero y el 17 de julio de 2008 y también fue ordenada por el juez Rey. Las escuchas empezaron en la causa 1288/04, pero en el medio el magistrado las cambió al expediente 696/08.

- La última es entre el 17 de marzo y el 17 de julio de este año, en una causa de 2005 por el asesinato de un contador, la misma en que le grabaron las conversaciones a Burstein entre agosto y septiembre. Es del juzgado 1 de Posadas y las pinchaduras fueron dispuestas por el juez Horacio Gallardo y también por el juez Rey como subrogante.

Las intervenciones telefónicas de los juzgados de Misiones se originaron con pedidos de la Dirección de Investigaciones de la policía local. Junto con James, están presos tres policías misioneros acusados de participar en el armado de datos falsos. El juez estaría por procesarlos a todos.Vox Populi - El Diario Digital de Misiones, Argentina.

 
DIARIO DIGITAL
Portada
Último momento
Vox Populi en tu sitio
Suscríbase gratis

Publicidad
Servicios
Servicios
Servicios
VOY Music :: Vox Populi Radio
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

 


Participa de las mejores subastas en internet
visitando MercadoLibre.com
Vox Populi  | Quienes somos | Publicite aquí | Contáctenos
El material de estas páginas es de reproducción libre y gratuita. Es obligatorio mencionar las fuentes informativas.